Saltar al contenido
R

¿Que es la respiración jadeante?

¿Que es la respiración jadeante?
3.4 (68%) 10 votes

La respiración jadeante o jadeo puede ser provocada por diversos motivos, desde una alergia hasta una infección grave. Se trata de una respiración corta en la cual la persona afectada siente que no tiene el aire suficiente para respirar y puede sentir una sensación de opresión en el pecho.

Este síntoma se conoce como disnea y provoca una sensación muy desagradable y molesta en quien la padece.

Entre los factores leves que pueden provocarla se tiene la congestión nasal o un ejercicio físico intenso.

Los signos y síntomas no son evidentes y no pueden medirse de forma certera pues solo los siente la persona afectada.

En casos graves el jadeo y un dolor agudo en el pecho, hombro y muñeca izquierda son síntomas de un ataque cardiaco.

Origen del jadeo

Una sensación de opresión en el pecho y la falta del aire pueden estar conectadas pero tener orígenes diversos. Afecta no solo a las personas mayores sino a niños y jóvenes por igual.

Entre las afecciones que provocan la respiración jadeante se tiene:

  • Tumor de pulmón.
  • Trastornos pulmonares o infecciones del aparato respiratorio como neumonía, bronquitis crónica o enfisema.
  • Tensión sanguínea muy baja.
  • Shock anafiláctico.
  • Reacción a fármacos, opiáceos y antiinflamatorios no esteroideos.
  • Problemas cardíacos como arritmia, palpitaciones cardíacas y efusión pericárdica.
  • Neumotórax.
  • Lesiones pulmonares.
  • Lesiones en el cuello o en la caja torácica.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Infección respiratoria superior bacteriana o viral.
  • Fibrosis pulmonar o daños pulmonares.
  • Falta de oxígeno en el cerebro.
  • Envenenamiento por monóxido de carbono.
  • Embolia pulmonar.
  • Derrame pleural o acumulación de líquidos en los pulmones.
  • Asma.
  • Asfixia por inhalación de humo.

Síntomas de la respiración jadeante

Aparte de la dificultad respiratoria y la sensación de asfixia otros síntomas pueden revelar este mal al afectado dependiendo de la causa de origen.

  • Dolor torácico: Se puede presentar en caso de problemas cardiacos, neuralgia intercostal, problemas pulmonares y ataques de pánico.
  • Disnea: Acompaña al jadeo en caso de asma y enfermedades pulmonares, empeorando por la noche.
  • Sudoración: Se experimenta durante un infarto, ataque de pánico o crisis asmática.
  • Congestión nasal.
  • Cefalea.
  • Náuseas o vómito: En el caso de reacciones alérgicas a los alimentos.
  • Taquicardia.