Saltar al contenido
V

¿Cúal es el proceso de nacimiento de los volcanes?

Los volcanes nacen gracias a una grieta formada en la corteza de la tierra, a través de la cual asciende progresivamente un material rocoso líquido llamado magma, que al salir a la superficie se convierte en lava. Esto se debe a la presión emergida por los distintos gases que se encuentran en el interior de la corteza.

¿Qué es?

Los volcanes son grandes estructuras geológicas de forma cónica que tienen dentro una enorme cantidad de material fundido de rocas y gases provenientes directamente del interior de la corteza terrestre.

Estos monumentos naturales no solamente nacen en la tierra, si no que en otros planetas como Júpiter, Venus o Marte, existen manifestaciones geológicas volcánicas pero con materiales como el hielo y el agua fría líquida. Además, los volcanes también pueden encontrarse bajo los mares con el nombre dorsales oceánicas.

Existen dos tipos de volcanes. Los activos son aquellos se encuentran en estado de latencia, por lo que en cualquier momento pueden registrar actividad eruptiva. En Suramérica se ubican este tipo de volcanes, sobre todo en países como Colombia, Argentina, Bolivia, Ecuador y Chile.

Por el contrario, los volcanes inactivos son aquellos que mantienen cierta actividad que se manifiestan a través de aguas termales, aunque nunca hayan entrado en erupción o la misma haya sucedido de forma esporádica. También se les conoce como durmientes.

Proceso de nacimiento de los volcanes

El proceso de nacimiento de los volcanes parte de una ruptura en la corteza terrestre, a través de la cual el magma (roca líquida viscosa) asciende, pasando los 40 km de las capas de granito y basalto que conforman la corteza de la tierra, así como el manto que recubre el mismo magma.

Luego de que esto sucede, el magma se acumula formando un reservorio de material rocoso líquido en el interior de la corteza sólida, la cual provoca el levantamiento del terreno debido a su alto nivel de presión. Esta formación rocosa crea una especie de chimenea que termina en un cráter superior (orificio por donde el volcán expulsa la lava).

En principio, los volcanes pueden tener un tamaño pequeño que aumenta gracias al número de erupciones que tengan y a su intensidad, ya que el magma que sale a través del cráter se expande por toda la parte externa del volcán para luego solidificarse. Luego de ese proceso es que se consolida la “formación del volcán” como se conoce generalmente.

Erupción de los volcanes

La erupción de los volcanes se da cuando el magma logra encontrar un canal que le permita salir a la superficie impulsado por los gases y la presión del interior de la corteza terrestre.

En la mayoría de los casos, el proceso de erupción se da al momento de que existe un alto grado de viscosidad en el magma del volcán. Asimismo, puede ocurrir cuando hay una gran presión de gases internos o cuando se da la aparición de enormes cantidades de magma nuevo, una vez que la cámara de reserva está totalmente llena el volcán colapsa y procede a expulsar lo que se conoce como “lava”.

La fuerza y el tiempo de la erupción pueden ser mínimos o extremos. De esos factores depende que el volcán pueda causar daños graves a su entorno geográfico.