Saltar al contenido
P

¿La piel respira?

¿La piel respira?
1.3 (26.29%) 89 votes

A la respiración por la piel se le conoce como respiración cutánea y es propia de anfibios, anélidos y equinodermos. Es un tipo de respiración donde se emplea el tegumento corporal para realizar el intercambio gaseoso y debe cumplir ciertas características para poder realizarlo.

La piel debe ser muy fina, húmeda y estar muy bien irrigada o vascularizada por el medio interno del animal.

El intercambio gaseoso se realiza a través de la epidermis, esto se realiza si y solo si la cutícula externa está húmeda. Este tipo de respiración se realiza debido a la organización de las células en la epidermis. Las células del epitelio se intercalan con células glandulares que regulan la absorción del oxígeno.

Los animales que realizan la respiración por la piel suelen habitar en medios acuáticos o en zonas muy húmedas, pues este tipo de respiración solo es efectiva si se realiza en medios húmedos.

Respiración cutánea

En resumen esta respiración consiste en realizar el intercambio gaseoso necesario para mantener el metabolismo del organismo a través de la piel o de ciertas áreas especializadas como la boca o cavidades internas, las cuales, se encuentran repletas de agua y se les conoce como pulmones acuáticos.

La piel de los animales que realizan este tipo de respiración debe ser muy fina y estar muy bien irrigada por medio de capilares.

El proceso es completamente independiente del animal, es regulado por el oxígeno presente en el aire y el organismo del animal. Cuando un anfibio ingresa al agua la piel se humedece y el aire disuelto en el agua atraviesa los poros de la piel hasta llegar a los capilares, lugar donde se realiza el intercambio gaseoso.

El dióxido de carbono proveniente del metabolismo celular es liberado hacia el ambiente y el oxígeno es recibido por las células responsables de llevarlo hacia los tejidos y células que lo necesitan.

Animales que respiran por la piel

Este tipo de respiración es realizada por:

Los anfibios

Cuando un anfibio se encuentra en estado larvario respiran en el agua con ayuda de sus branquias. Al sufrir la metamorfosis pierden las branquias y desarrollan pulmones que les permite respirar en la tierra  y una piel muy vascularizada que les permite llevar el oxígeno del aire hasta la sangre al momento de sumergirse o como complemento a los pulmones cuando se encuentran fuera del agua.

Suele complementarse además con reparación bical. En el caso de los anfibios, la respiración cutánea satisface solo el 2% de las necesidades respiratorias del animal.

Reptiles

En un reptil las escamas que le recubren el cuerpo impiden la respiración cutánea, sin embargo, algunos realizan el intercambio gaseoso en zonas donde las escamas tienen una densidad menor o en el espacio entre las escamas.

Por ejemplo, durante la hibernación subacuática, algunas tortugas respiran completamente a través de la piel de la cloaca para subsistir.

Mamíferos

La piel de los mamíferos es muy gruesa y su demanda metabólica es mayor, por lo que la respiración cutánea es casi inexistente y poco necesaria. Sin embargo, en los murciélagos existe. Estos animales toman oxígeno a través de membranas altamente vascularizadas localizadas en sus alas. A través de este tipo de respiración toman el 12% del oxígeno que necesitan.

En el ser humano, la respiración cutánea suple el 1% de los requerimientos del organismo.

Insectos

La respiración cutánea se realiza a través de un tejido conocido como cutícula, el cual se encuentra en la parte más externa de su exoesqueleto.

Algunos insectos dependen exclusivamente de este sistema y otros respiran a través de tráqueas.

Peces

En algunos peces la respiración cutánea representa entre el 5% y el 40% del ingreso de oxígeno a su organismo. Suele darse en peces saltarines y en peces de coral donde el aporte de oxigeno es hasta de un 50%.