Saltar al contenido
N

¿Como viven los niños de la calle en México?

Como viven los ninos de la calle en Mexico

La vida de los niños de la calle en México es extremadamente dura, llena de vicios como drogas y alcohol así como también de diversos tipos de abusos. La policía es para ellos no un amigo, sino un enemigo del que hay que huir. Muchos agentes policiales extorsionan a los pequeños a cambio de dinero o información sobre bandas criminales.

Etapa más vulnerable del crecimiento en la calle

La primera infancia, ubicada desde los cero a los cinco años de edad representa una etapa de gran importancia en el desarrollo de capacidades físicas, intelectuales y emotivas de un niño. Muchos, viven esta etapa en las calles.

Miles de menores que viven en las calles luchan por sobrevivir, son estigmatizados, marginados, torturados, señalados y encerrados injustamente. A estos niños se les negó el derecho a la dignidad, justica, juego y a la libertad.

Abandonan la escuela porque deben trabajar.

Los niños duermen en las calles, consumen drogas y se prostituyen. Suelen padecer hambre, están desnutridos y enfermos.

Según estudios existen cerca de 31 millones de niños, de esta población, el 40% debe abandonar la escuela y habitar en condiciones de calle. Muchos de los niños deben abandonar los estudios a los 9 años para apoyar el ingreso familiar.

Muchas niñas y jovencitas de entre 14 y 16 años se prostituyen a cambio de 15 y hasta 25 dólares.

La desnutrición de los niños en la calle es más aguda en los niños indígenas pues su dieta está basada en maíz y sus derivados.

Entre las causas de mortalidad de estos niños se tienen cuatro de origen contagioso y ocasionan 3 de cada 10 muertes, estas son la neumonía, la septicemia y la influenza.

Muchos niños viven de lo que logran reunir ya sea cantando o ejecutando crueles números de “faquirismo” por las calles. Estos numerosos consisten en recostarse sobre vidrio partido, acción que les lleva a recibir algunas monedas.

Muchos niños de la calle no solo trabajan sino que han huido de sus hogares debido a maltrato y abuso.