Saltar al contenido
R

¿Cómo respirar con el diafragma?

como respirar con el diafragma
¿Cómo respirar con el diafragma?

El respirar con el diafragma se conoce como respiración diafragmática o abdominal y es la más recomendada para el ser humano, y sin embargo, la menos practicada cuando el estrés del día a día nos lleva a formar el hábito de una respiración rápida y poco saludable.

¿Qué es el diafragma?

Se trata de un músculo que interviene en la respiración, se encuentra presente en la mayoría de los mamíferos, tiene forma de cúpula y separa el tórax del abdomen. Se trata de la base de los pulmones.

Participa en la respiración pues, al inspirar se contrae y aplana y al expirar recupera su forma y se relaja.

  ¿Cómo aprender la respiración diafragmática?

La respiración diafragmática es un proceso sencillo que venimos practicando desde el momento mismo que damos nuestra primera respiración al nacer. Con el paso del tiempo vamos “des-aprendiendo” dicha técnica y la modificamos por una más rápida que se adapta a nuestro ritmo de vida.

Para volver a respirar con tu diafragma, debes seguir los siguientes pasos:

  1. Recuéstate boca arriba con las rodillas flexionadas, puedes ayudarte con un almohadón para sostenerlas, y coloca una almohada bajo tu cabeza. También puedes sentarte con las rodillas flexionadas, manteniendo cuello, cabeza y hombros relajados. Cuando la domines puedes practicarla de pie.
  2. Coloca una mano en la parte superior de tu pecho y la otra sombre tu abdomen para sentir el movimiento que ejecutará tu diafragma al respirar.
  3. Aspira por la nariz durante tres segundos, la mano que está sobre tu abdomen debe subir y la del pecho no.
  4. No es necesario respirar profundamente, solo debes tratar de hacerlo llegar hasta lo más profundo de los pulmones.
  5. Exhala suave y lentamente durante tres segundos. La mano que se encuentra en tu abdomen debe bajar.
  6. Práctica esta respiración constantemente, de 5 a 10 minutos 4 veces al día incrementando el tiempo conforme avancemos, pronto, podrás practicarla en cualquier lugar o con algo de peso sobre tu abdomen.

Beneficios

  • Disminuye el número de respiraciones por minuto.
  • Limpia los pulmones.
  • Los pulmones se llenan a toda su capacidad y oxigenan mejor la sangre.
  • Mejora la circulación.
  • No requiere de esfuerzo muscular.
  • Relaja el organismo.