Saltar al contenido
I

¿Cómo eran las viviendas de los Incas?

¿Cómo eran las viviendas de los Incas?
5 (100%) 1 vote

Los incas son reconocidos por haber sido ingenieros muy hábiles que lograron manipular la tierra y diversos materiales con el fin de satisfacer sus necesidades. Utilizaban herramientas simples y un gran esfuerzo humano para crear obras impresionantes. Las casas incas eran construcciones sencillas, diseñadas para soportar las inclemencias del clima y poco más, mientras que sus edificios eran construcciones impresionantes.

Edificios Incas

Para el año 1500 los edificios incas estaban construidos con piedras. Incluso ciudades como Machu Pichu, en lo alto de las montañas, contaban con edificaciones de este material.

Los incas extraían la piedra a mano ampliando fallas naturales en la pared de rocas insertando cucha de madera húmeda que engrosaban para romper la roca.

Los bloques extraídos eran arrastrados empleando rodillos, palancas y cuerdas. Para pasar muros y terrazas empleaban rampas de tierra.

La piedra recibía su forma mediante hachas y piedras de obsidiana, los bordes eran suavizados con arena. Esto confería un acabado tan ajustado que las uniones no permitían el paso ni de un cuchillo a pesar de que no todos los bloques tenían el mismo tamaño ni forma. Cada piedra tenía su lugar en una construcción inca con el fin de asegurar un ajuste perfecto.

Casas Incas

vivienda de los incas

Los incas pasaban el día trabajando y solo se detenían para comer y dormir, es por ello que sus casas eran refugios simples que los protegían del frio, la lluvia y la nieve.

La tierra de cultivo era escasa, por lo que las casas eran construidas en terrenos estériles o rocosos donde no se podía cultivar.

Las casas incas solían tener ventanas trapezoidales. La forma de la casa era rectangular o circular y estaban construidas con ladrillos de adobe o rocas recubiertas de barro, si la lluvia lo retiraba, simplemente colocaban una capa nueva. El techo era de postes de madera y solo tenían una única ventana y una puerta cubiertas con cortinas de lana.

El techo se cubría densamente con paja y el piso del interior era de tierra desnuda. No tenían chimenea y el humo del fuego de la cocina salía a través del techo de paja. Los techos solían ser triangulares, simulando una pirámide. Si la casa era rectangular, era un techo a dos aguas, si era circular, el techo se elevaba en la parte superior.

No contaban con muebles, las personas se sentaban o dormían en pieles de llama, esteras de junco o mantas de lana. Algunas casas contaban con bancos de piedra y nichos que sostenían las estatuas de los dioses incas.

Las casas de la ciudad estaban diseñadas de forma diferente, no todas tenían el mismo tamaño, algunas solo tenían un piso y otras contaban con dos. Se accedía al segundo piso mediante escaleras de cuerda. Estas casas estaban construidas con diversos tipos de roca.

En el caso de hogares poligámicos o de grandes señores, podíamos encontrar varias habitaciones para dar cabida a numerosos hijos y esposas. El piso de estas casas era de piedra. Estas mansiones eran fabricadas de piedra y las habitaciones rodeaban un patio central interior, cada cuarto era independiente del otro. Si en el patio central manaban aguas termales, se construía una piscina.

En la costa las casas eran de ladrillos de barro unidos con barro fresco. Como el calor es intenso en esa zona, los adobes permanecían secos y eran muy duraderos, pues las lluvias eran muy escasas.